Notice: Undefined index: h4_color in /customers/b/d/6/megustanlaspersonas.com/httpd.www/wp-content/themes/generatepress/inc/add-ons/colors.php on line 269 Notice: Undefined index: h5_color in /customers/b/d/6/megustanlaspersonas.com/httpd.www/wp-content/themes/generatepress/inc/add-ons/colors.php on line 273 Notice: Undefined index: back_to_top_background_color in /customers/b/d/6/megustanlaspersonas.com/httpd.www/wp-content/themes/generatepress/inc/add-ons/colors.php on line 358 Notice: Undefined index: back_to_top_text_color in /customers/b/d/6/megustanlaspersonas.com/httpd.www/wp-content/themes/generatepress/inc/add-ons/colors.php on line 359 Notice: Undefined index: back_to_top_background_color_hover in /customers/b/d/6/megustanlaspersonas.com/httpd.www/wp-content/themes/generatepress/inc/add-ons/colors.php on line 362 Notice: Undefined index: back_to_top_text_color_hover in /customers/b/d/6/megustanlaspersonas.com/httpd.www/wp-content/themes/generatepress/inc/add-ons/colors.php on line 363

La crisis de las historias de amor

Nuestra alcahueta se llama Tinder, nuestra valentía, WhatsApp. Aquella ilusionante conversación para conocernos nos la ha robado la biografía de Facebook e invertimos más en los filtros de Instagram que en cuidar lo que tenemos delante. El esfuerzo y la actitud no son trending topic, los románticos están de luto y para encontrarse con una bonita historia de amor toca buscar en Netflix, sección ciencia ficción.

El esfuerzo y la actitud no son trending topic

Difícil escribir un buen guión porque si tienes iniciativahas de tener cuidado, la soberbia y la ignorancia te pueden etiquetar de sinvergüenza o desesperado, pero si no la tienes casi mejor quédate en casa, dicen algunos. Si tu bandera es la perseverancia y el esfuerzo, ándate con ojo, puedes recibir un serio correctivo por pesado, pero si vas a tu rollo, bueno, puede que no pase nada, pero nada no creo que sea lo quieres que pase.

Un gran teatro donde la cantidad se cotiza más que la calidad, donde las locuras de cupido parecen exclusiva de los pagafantas y donde el mítico acomplejado disfrazado de malo, soberbio y descerebrado, sigue siendo un triste referente. Infinidad de perversas películas románticas hacen que una y otra vez vuelvas a olvidarte de que en la calle se escribe con otra tinta, llegando a pensar que a veces la realidad, es una broma de mal gusto.

El cortejo demasiadas veces se convierte en un absurdo juego donde casi no hay hueco para la magia, la calma, la complicidad, para conocerse

El cortejo demasiadas veces se convierte en un absurdo juego donde casi no hay hueco para la magia, la calma, la complicidad, para conocerse. La prisa no deja sitio para experimentar o simplemente pasar un buen rato. Mostrar un sincero interés sin parecer desesperado se convierte en un más que complicado equilibrio y cada vez cobra más protagonismo la sensación de que nos estamos quedando sin lo que un servidor considera como la parte más bonita y auténtica de eso que hemos convenido en llamar amor, la previa.

Sinceridad, sencillez y naturalidad están en busca y captura, y si constantemente no inviertes tu tiempo y esfuerzo en polvos insignificantes habrá quien saque el mazo de juez para cuestionarte. Mujeres, hombres y superficialidad. Se buscan valores.

La filosofía de lo inmediato manda, queremos todo ya, aquí y ahora. Todo tiene que ser claro, sencillo y siempre bueno, sino paso, ya no vale, ya no sirve, no motiva. El marketing nos ha lavado el cerebro, nos ha convencido de que más es mejor, de que solo vale llegar y triunfar, disfrutar, tener y ganar; que construir se hace sólo, sin riesgo, sin esfuerzo, sin actitud. Solo hay hueco para lo imposible disfrazado de perfecto pero sin sufrimiento, por supuesto.

Nos han atrapado los valores de sofá. Nos hemos quedado sin ingredientes para cocinar un plato auténtico y con historia. Mojarse, currar, despeinarse y tener paciencia han desaparecido de la carta porque dan demasiado trabajo. Bienvenidos al McDonald´s del amor.

Bienvenidos al McDonald´s del amor.

No me gusta el sufrimiento gratis, no sueño cada noche con pasarlo mal pero todavía detesto más llegar a creerme que aquí solo se viene a disfrutar, que todo lo bueno caerá del cielo sin más, que esa compañía tan especial que deseas saborear hasta el último segundo no viene con letra pequeña. Amar con el corazón es muy fácil pero con la cabeza… Eso sí que es complicado.

Puedes seguirnos o compartir