¿Gracias por qué?

Porque no cuesta nada, sienta bien, demuestra humildad, es justo, conecta, agrada, inspira…

La pena es que rápidamente nos vienen a la cabeza mil excusas. Bah! Ya lo sabe! Me da vergüenza… Eso no va conmigo…

Estas excusas nos privan de la maravillosa sensación de decirle a alguien que lo valoras, que lo aprecias, que te hace feliz y sobre todo, que te has dado cuenta.

Puedes agradecer a tus amigos el hacerte la vida agradable, a tu madre el estar pendiente de ti, a tu padre enseñarte tantas cosas, a tus hermanos hacerte fuerte o a tus mejores maestros todos las que has tenido la suerte de aprender.

Ser agradecido solo trae cosas buenas. Hace feliz a los tuyos y cuando eso sucede es imposible no contagiarse porque agradecer, desde el corazón, es dar un abrazo con palabras.

Seguro que tienes muchas cosas que agradecer a las personas que quieres pero… ¿Te atreves?

amistad

Deja un comentario