Nadie es feliz siempre, desengáñate

No te creas los anuncios de la tele, no te creas al charlatán de turno que te da las claves de la felicidad eterna y me vas a perdonar, pero aunque te leas todos los libros de autoayuda del mundo vas a tener días malos.

Lo que nadie que quiera vivir de la charlatanería te va a decir es que la tristeza, por muy desagradable que pueda llegar a ser, nos ayuda a mejorar, a asimilar, a buscar nuestra mejor versión y aprender de los errores. Lo que tampoco nos dicen es que la ira nos ayuda a marcar los límites de nuestra dignidad, a pelear valientemente contra las injusticias, a superar obstáculos con una fuerza fuera de lo común. Tampoco vende decir que el miedo, además de limitarnos, nos puede dar una seguridad y un confort que muchas personas necesitan, valoran y disfrutan.

dsc_0037

Ya basta de tanta utopía irresponsable de que si felicidad por aquí y felicidad por allá. Por supuesto que la vida es en su mayoría agradable pero dejemos ya de hacer culto a las emociones agradables cuando sin las mal llamadas emociones negativas no seríamos nadie.

Quítate la venda y asume que vas a llorar muchas veces en tu vida y seguro que después te sientes mejor

Quítate la venda y asume que vas a llorar muchas veces en tu vida y seguro que después te sientes mejor. Deja de creer en príncipes y princesas de felicidad eterna y asume que discutir es una realidad desagradable en la que hay mucho que aprender, que perdonar y sobre todo mucho de lo que responsabilizarse. Despierta del sueño y baja a la tierra.

Disfruta de las personas que quieres, tus metas, la naturaleza, el ejercicio, de distraerte con lo que más te gusta y que eso ocupe gran parte de tu tiempo pero date permiso para sufrir por tus errores, para cabrearte con las injusticias y para tener miedo a cosas que no entiendes. Date permiso para crecer a tu ritmo y sobre todo date permiso para vivir en el mundo real.

Deja un comentario

Puedes seguirnos o compartir