¿Será amor?

No sabes cómo pero los pies no tocan el suelo, del corazón irradia una inusual cantidad de energía que haría estremecer el universo, que podría derretir los polos con solo una mirada. Es entonces cuando nos damos cuenta de que llevamos puestas esas preciosas gafas que tiñen todo de color e ilusión, no hay duda, el amor ha entrado en casa.
 
Te enamoras porque sientes eso tan especial, porque estás colocado de esa fantástica droga. Una droga que no puedes dejar, una droga que secuestra tu tranquilidad, tus ideas, tus deseos y tus pensamientos. Una droga que te levanta de la cama, te hace sonreír con la mirada, te hace saltar, correr, bailar con la vida marcando a la perfección cada compás, cada paso, cada giro y cada pequeño gesto… Somos armonía y felicidad, somos indestructibles.
 
Que alguien consiga despertar semejante torrente de emociones, de bienestar y satisfacción, merece una zona VIP, un reservado en nuestro corazón y cuando esto sucede, entonces, ya no hay marcha atrás, ya estás enamorado, ya vuelan las mariposas.
 
 
amorgia
 
Eres más fuerte, más listo, más rápido y vuelas… Vuelas alto sobre las nubes con una sonrisa que lo ilumina todo, una actitud que regala vida, que hace crecer todo lo que toca, todo lo que está a tu alrededor, estás más vivo que nunca, eres euforia. Llaman a la puerta las ganas de gritarle al mundo que eres la persona más afortunada del mundo, porque lo sientes de verdad, porque sientes ganas de compartir, de ayudar, de abrir tu delicado corazón sin miedo y con una insultante seguridad que suele estar cerrada por vacaciones.
 
Si un deseo lidera este festín de emociones ese es el de conectar con ella. Sentimos como de nuestras entrañas brotan unas irrefrenables ganas de abrazarla, de sorprenderla, de preocuparte por saber qué tal está, de preocuparte por saber qué tal le ha ido el día, de sacarle una sonrisa, de hacerla feliz. Un inmenso deseo de cuidarla, besarla, mimarla, acariciarla, y como no, pasar tiempo con ella, disfrutar de la intimidad, hacerle el amor.
 
Es algo tan especial que te deja marcado, forja en tu amígdala un recuerdo que difícilmente olvidarás, abriendo la puerta a quien sabe qué, porque como todos sabemos el amor es tan espectacular como impredecible. Puede que dure, puede que no, puede que salga bien o puede que no pero… ¿Acaso no es genial?

Deja un comentario